¡Hola!

Cacahuete

Craft

Miscelánea

15 mar. 2014

El embarazo, ese trámite para tener un hijo

Tener al cacahuete es sin ninguna duda, y aunque suene a tópico, la experiencia más importante y más bonita de mi vida. Pero hoy no he venido a contar cosas bonitas, he venido a desmitificar, como lo oyen.

Para empezar muchas hablan del embarazo como una época feliz y maravillosa... nein! En mi caso el embarazo fue un mal trago que hay que pasar para conseguir algo que deseas mucho. No sólo sufres nauseas, ardores, dolores de espalda, de tobillos, de aaaalma, porque te duele hasta el alma... Es no poder ir en metro porque, si de por sí huele mal, imaginaos con un olfato hipermegadesarrollado (por cierto, por supuestísimo casi nadie te cede el asiento, eso debe de estar pasado de moda); es no poder dormir por la congestión, por la acidez, por la "redondez" de tu ser, por lo que sea, siempre hay algún motivo por el que no pegar ojo; es que se te seque la piel y te pique hasta volverte loca, es que te salga pelo dónde no habías imaginado jamás, es... un no parar, señores.

A esto hay que sumarle que de repente y porque sí, todo el mundo (y cuando digo todo el mundo es todo, da igual que no les conozcas de nada) se sienta con pleno derecho a ¡tocarte la tripa! Pero vamos a ver ¿te la toco yo? Aunque haya un bebé dentro eso de ahí sigue siendo MI tripa y sólo MÍA. Es que te pregunten "¿de cuánto estás?" y contestes lo que contestes te digan "¿Nada más? ¿Seguro que no vienen dos?"


"Pero qué bonito es sentirlo dentro"... Pues, hombre, es bonito, sí, pero si lo que tienes dentro es un bebé con aspiraciones de delantero centro pues prepárate. ¿Y si os digo que la primera vez que lo vi moverse en la tripa lo que me dio es un montón de grima...? Vale, lo mismo es que soy un poco rancia, pero creo que hay más gente perteneciente al grupo de las rancias que al grupo de las supermadres perfectas que se pasan el embarazo con una sonrisa de oreja a oreja tejiendo patucos junto a la chimenea. Lo que pasa es que nos han vendido tanto, por activa y por pasiva, la imagen idílica de la maternidad (seguro que los responsables de este cliché son hombres) que parece que si no la encarnas eres una mala madre.

Y hablando de malas madres… ¿conocéis el Club de Malas Madres? El Club donde las madres perfectas o que intentan serlo no tienen cabida. Porque, aunque sería genial, tener un hijo no te da superpoderes. Si antes me faltaban horas en el día ¡ahora me faltan días enteros! Y porque pretender tener la casa impecable, dar el 100% en el trabajo, tener siempre galletas recién hechas, la ropa planchada y al niño repeinao… ¡es imposible! Y porque si un día las pelusas se dedican a correr los 100 lisos en mi pasillo… ¡no pasa nada! Y si otro día se cena precocinado... tampoco hagamos un drama. Porque no se le pueden pedir peras al olmo ni milagros a la menda, por todo eso, yo pertenezco al Club de Malas Madres. Os recomiendo que le echeis un ojo, seais madres o padres o ninguno de los anteriores, porque tienen unos "tips" de lo más gracioso y con una estética de 10.

http://clubdemalasmadres.com/

Y volviendo al tema que nos ocupaba, que me desconcentro. ¿Que el embarazo tiene sus momentos bonitos de esos que te dejan la cara de boba para todo el día? Sí, y muchos, pero para el segundo retoño… que se embarace mi marido ;D

3 comentarios :

  1. jajaj. te entiendom pero yo tengonla suerte de haber pasado un embarazo fenomenal. Y para mi fue maravilloso. Incluso me curó muchos males. jeejej. Pero cuando se tienen los tipicos sintomas de embarazada... no es tan maravilloso. jijiji.

    ResponderEliminar
  2. Q conste q yo no te toque la tripa... A mi tb me parece muy mal!!

    ResponderEliminar
  3. Ayyy, no puedo estar más de acuerdo! A mí no me molestaba el tocamiento en sí, sino que no pidieran permiso o preguntaran si te molesta. ¡Lo mismo hacen cuando nace el bebé que memuerodeasco cuando le meten sus dedos cochinos (eso me lo imagino yo porque) en sus manitas personas desconocidas! ¿Estamos locos?Que luego se las llevan a la boquita, ¡hombre ya!
    Mi embarazo fue bueno pero, vamos, tampoco me parece que sea la experiencia de la vida. Tiene sus momentos,por supuesto pero... yo me he quedado hecha polvo! Je,je,je.
    Pero bueno, que yo pasaba por aquí porque me mola tu blog así que tienes un premio en http://www.nuevemesesyundiadespues.blogspot.com.es/2014/08/and-oscar-goes-to.html
    Espero que te haga ilusión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar