¡Hola!

Cacahuete

Craft

Miscelánea

16 jun. 2014

#Decoracción, un plan de domingo en Madrid


Madrid mola. Vivir en esta ciudad te da muchas cosas buenas y muchas malas, como todo. Pero las buenas a mi me dan la vida. Siempre hay planes interesantes, tantos... ¡que a veces me estreso por no poder ir a todos!

Este mes, durante 4 días, el Barrio de las Letras se convirtió en escenario de la V edición de Decoracción. La revista Nuevo Estilo, junto con el BDLL convirtió el céntrico barrio en un escaparate genial para el mundo del interiorismo. Así que para allá que me fui el domingo, con el padre del cacahuete y el cacahuete.


Las calles estaban a rebosar y eso no es nada extraordinario en el centro un domingo, pero el ambiente era claramente diferente. Por todas partes encontrabas fachadas y rincones con decoraciones muy originales, obra de distintos interioristas: desde cintas de colores con cascabeles colgantes, hasta perchas de madera, de las de toda la vida, en disposición geométrica haciendo un efecto chulísimo. Además, se había convocado a los vecinos con un concurso para que decorasen ellos mismos sus balcones.


Otra de las actividades era un mercadillo de antigüedades callejero. Los ojos se me iban a todas partes. Había cosas muy originales y pintorescas, algunas preciosisísimas que me habría llevado sin pensar a casa, y también había muchos objetos que me trasladaban inmediatamente a mi infancia y a la casa de mis abuelos.

Cuando veo todas estas cosas no puedo evitar pensar en su vida anterior, en quiénes serían sus dueños antes y cómo vivían. Es extraño, porque me producen por una parte melancolía y tristeza y al mismo tiempo ¡me encantan!


Otro punto clave de este evento, digno de ver, era la Pop-up Deco ubicada en el edificio Medialab-Prado.
Se trataba de un mercado de artesanías con cosas también muy curiosas.
De todas ellas me quedo, sin duda, con las puertas del Ratoncito Perez, hechas a mano, una a una por el padre de María, la persona que está detrás de Oui Oui. En cuanto el cacahuete crezca un poco le cae una seguro :)

Los comerciantes de la zona, por supuesto aprovecharon para abrir ese día, a pesar de ser domingo. Y pude descubrir algunos sitios chulos, como El Pajaro Invisible. Una tienda llena de cosas bonitas, la mayoría de diseño nórdico, y que organiza talleres de cestería, estampación, patronaje, encuadernación, etc.

Como el día acompañaba bastante, resultó muy agradable el paseo y pudimos terminar con una limonada bien fresquita en la plaza de Matute.

3 comentarios :

  1. Un evento curioso y una tarde genial. No te olvides de la tienda de moteros con los cascos y chupas más molones de todos los tiempos. Cómprame una chupa! Y una Harley!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Esa decoración del café con la cinta de carrocero silueteando plantas y lámparas, ¡me encanta!

    ResponderEliminar