¡Hola!

Cacahuete

Craft

Miscelánea

9 jun. 2014

Los Remedios De La Abuela Google

Era la cuarta noche -¡la cuarta!- en que, justo a las 4 de la madrugada, empezaba el show. Parecía una película de terror en la que únicamente faltaba un despertador con dígitos rojos enormes en la mesilla de noche: oyes una tos, abres el ojo, la misma hora de todas las noches. La tos no se para y empiezan los llantos…

La cuarta noche.

Desde una esquina del pasillo, Zelda miraba con ojos resignados el ir y venir del padre del cacahuete con el susodicho en brazos. Cuando el pequeño estaba incorporado conseguía dormir, pero en cuanto lo tumbábamos… ¡ay! Empezaba aquella tos otra vez y, como consecuencia, los llantos cacahuetiles. En esas estábamos, al borde de la desesperación, cuando decidí coger el móvil y buscar “bebé tos nocturna”.

Llevábamos varios días con lavados, aerosoles, humidificadores, agüita por aquí, agüita por allá… y por el día, fenomenal, pero la noche era imposible.

“bebé tos nocturna”

¿Cebolla? ¿En serio? Una y otra vez, Google me mostraba esa palabra. Foros y foros donde la gente aseguraba que cortar una cebolla y dejarla emanando vapores en el dormitorio funcionaba. Yo soy escéptica con esas cosas y además… ¿mi casa oliendo a cebolla? ¿En serio?

Miré a mi pequeño cacahuete, cansado, agotado, con lo ojitos llorosos y esa tos que le hacía poner una mueca de dolor que me partía el alma, y decidí que “por probar…” y que oler a cebolla no era tan grave en el fondo.

El resto de la semana sé de un niño que seguramente fue a la guarde con un aroma algo peculiar, pero que durmió del tirón sin ni una sola tos. De verdad, pero de la buena. Ni una sola tos.

Benditos remedios de la abuela y bendita tecnología que me los enseña ;)


Si queréis probar, el truco consiste simplemente en cortar la cebolla en varios trozos, añadir un chorrito de agua y azúcar para que sude más, y ya está. A partir de ahora, en nuestra casa no faltará el suero, el antipirético de turno ¡y la cebolla!

Si conocéis más remedios de éstos, por favor, compartidlos, que yo ya soy creyente absoluta. ¡Gracias!

4 comentarios :

  1. Yo si lo conocía, de pequeña mi madre nos ponía una cebolla partida por la mitad debajo de la cama cuando teníamos tos y yo lo odiaba, pero ahora no dudo en utilizarlo cuando me hace falta, es mano de santo!!
    Otros remedios caseros? Una especie de arcilla a la que llamabamos "caquita" porque realmente lo parecía, nos lo ponían en las heridas para cicatrizar. Infusiones para el resfriado de una mezcla de hierbas que no te sabría decir y vapores con eucalipto, así como gárgaras con farigola para el dolor de garganta. Mi madre era toda una "hierbas", jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuantas cosas! Pues si consigues las recetas, ya sabes, compártelas, que me las apunto!! ;)

      Un besete

      Eliminar
  2. Hocus pocus! Y cómo puede ser que una cebolla quite la tos, y que sin embargo no haya un jarabe antitusivo eficaz? Hay veces que no entiendo la ciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Misterios de la naturaleza... A lo mejor la ciencia no se ha molestado en producir algo que ya tiene todo el mundo en sus casas, jeje. Aunque no me extrañaría ver dentro de poco en las farmacias cebollas con un packaging ideal para la ocasión por precios desorbitados. Ya te venden agua de mar embotellada, no? XD

      Eliminar